jueves, 15 de enero de 2015

UN TESORO POR DESCUBRIR EN EL BIERZO

LAS MINAS DE ORO ROMANAS DE CASTROPODAME
Cap.1.-Su historia y su conocimiento.
Rogelio Meléndez Tercero

Localidad de Castropodame el fondo mina de oro California?, mina Africana o nueva California?
          Resulta curioso que hoy día en pleno siglo XXI, los vecinos, naturales y allegados a Castropodame podamos conocer las viejas minas de oro de nuestro pueblo mejor que muchos de los que nos precedieron y que vivieron en épocas mas próximas a la de su explotación. Son paradojas de la Historia.

          Este artículo está redactado pensando especialmente en los de Castropodame y por ello emplearé expresiones que a nosotros nos resultan familiares, aunque no tanto a quienes no conozcan a fondo nuestro pueblo. Por el mismo motivo el necesario apartado con las notas bibliográficas, lo omito; aunque lógicamente lo puedo facilitar a quien lo desee.

SIGLOS DE OSCURIDAD

          Sin duda superan el centenar las generaciones (basta un cálculo sencillo) que han convivido con estas viejas minas que ahora ¡¡ por fin¡¡ las autoridades locales intentan dar a conocer y poner en valor. No sabemos a ciencia cierta que pensaron los antepasados de estas excavaciones (Los Valles, La Encinal,las cuevas, las “pozas” del monte, los pedregales de Nogaleas,....); pues ciertamente no fueron fue pródigos en dejarnos escritos con sus opiniones. Es lógico que así sea ya que las escuelas de primeras letras no se asentaron al menos de modo definitivo hasta las primeras décadas del siglo XIX. Esto supone que durante siglos saber leer, escribir y realizar las operaciones aritméticas mas simples, era algo tan extraño (quizá mas) que hallar actualmente, alguien en el pueblo con estudios universitarios. Tal era la situación que últimamente tengo la costumbre (creo que acertada), de tomar nota al analizar viejos documentos de las personas que sabían al menos firmar. No eran muchas. Por otra parte las condiciones de vida (baste recordar lo que ocurría hace escasa décadas, durante la Posguerra ), no dejaban mucho tiempo libre para cultivar la actividad intelectual y para remate se daba la circunstancia de que el escaso tiempo se quedaba para pensar era absorbido en gran medida por la religión. El asunto es que hay constancia fidedigna de que a lo largo de los siglos si hubo muchas personas con capacidad para hacer una pequeña redacción sobre estas viejas minas. Me refiero en concreto a los curas. Tenemos abundantes escritos de por ejemplo Antonio Parragués que en la segunda mitad del siglo XVI, fue cura del lugar. Sabemos incluso que otro cura Antonio de Quiroga y Losada tenía tanta afición a la pluma que incluso hizo un extenso libro (sobre religión como no); en los últimos años del sigo XVII . No ejerció su ministerio en Castropodame, si no en una parroquia de la ciudad de Valladolid; pero visitó al parecer reiteradas veces su pueblo natal. También hubo escribanos que eran personas allegadas al pueblo por tener aquí bienes u otras razones y en fin podríamos seguir con este listado de personajes ilustrados en su tiempo; pero no conocemos un sólo escrito de ellos que cite a estas minas y por supuesto menos aún algún tipo de dibujo o croquis. Su mentalidad les impedía prestar atención a estas ruinas del pasado. Los curas se limitaban a levantar actas de bautismo y otros escritos inherentes siempre a la religión. Los escribanos por su parte levantaban acta o tomaban nota de asuntos mas “útiles”, (compra-venta de fincas por ejemplo).

          Sabemos eso si que ya en siglo XVIII (quizá mucho antes)los vecinos eran conscientes de que aquellas cuevas del monte no eran naturales y por ello llamaban al paraje de La Encinal “Peñafurada” (peña agujereada). No creo sin embargo que se atreviesen a visitar en profundidad las cuevas, (no había linternas por ejemplo además de otras consideraciones) y quizá lo único que pensaban era que se trataba de obra de los antiguos (moros seguramente) y también soñaban con algún tesoro escondido en ellas pero nada mas. En el año 1752 declararon que en el pueblo no había mina alguna refiriéndose sin duda a que era una mina abandonada.

Interior del yacimiento aurífero
              Por otra parte Castropodame siempre estuvo un tanto alejado de las rutas principales de tránsito (camino que pasa por Foncebadón, El Acebo y Molinaseca al Sur y Camino Real que pasaba por Congosto y Cobrana, al Norte) y por ello los viajeros que si podrían haber fijado su atención en ellas las dejaron un tanto de lado. Precisamente ahora estoy intentando averiguar si por casualidad eruditos como el Ingeniero Carlos Lemaur (años 60 del siglo XVIII) o Eugenio Larruga (años finales del siglo XVIII), que debieron pasar cerca de Castropodame e incluso por las propias minas (C.Lemaur), dejaron algún documento relativo a las mismas. Hasta ahora nada he hallado. En los informes que otros técnicos de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX ( Datoli y Munárriz), realizaron sobre la mineralogía de la zona, para nada se cita expresamente al menos a Castropodame. Tampoco los corregidores de Ponferrada que en mas de una ocasión estuvieron en el pueblo dejaron opinión escrita alguna conocida al respecto. Así hubo que esperar a las primeras décadas del siglo XIX para ver la primera ( y muy escueta) nota escrita sobre esta mina, debida a Sebastián Miñano (año 1829). En los años 40 del siglo XIX, Pascual Madoz si las cita pero también de un modo muy escueto y aludiendo a los “muchos  capitales”, necesarios para ponerlas de nuevo en producción.


EL DESCUBRIMIENTO

          A lo largo del siglo XIX, si van apareciendo referencias varias a las mismas, pero avivadas por intereses económicos en general,que no se circunscribieron sólo a Castropodame. Este interés por su rentabilidad económica perduró hasta el siglo XX (me parece) y de hecho aun recuerdo muy bien cuando el Sr. Florencio Frey me habló de que trabajó en ellas. Por lo que el me contó y por otros datos que conozco pienso que debieron ser en buena medida personas y empresas extranjeras las que fijaron su vista en estas minas. Los nombres con las que al parecer se conocían en los documentos administrativos (Mina “La Africana”, Mina “California” y quizá también “Nueva California”); son
elocuentes.

         Mi amigo y gran investigador de la minería romana de la Antigüedad, el ingeniero Roberto Matías Rodriguez, creo que tiene interesantes datos al respecto, correspondientes a esta época (siglos XIX y principios del XX).

Mina del Moro y citada erróneamente cueva del moro.
           Aunque el interés económico era entonces el prioritario también empiezan a ser valoradas por su interés histórico. Ricardo Becerro Bengoa en un libro publicado en 1883, las cita expresamente y señala además que un cura de Ponferrada halló en Castropodame (sin precisar mas) un ara romana con su inscripción. Recientemente también he realizado indagaciones sobre esta importante pieza, pero me llevé al final una pequeña decepción: al parecer y pese a lo que escribió el R. Becerro Bengoa; el ara en cuestión no se halló en Castropodame, si no en Ponferrada, así pues hay aquí una duda que despejar. Otro personaje importante del siglo XIX,que habló de estas minas de oro fue el Ingeniero Jefe del Distrito de Minas de León, Jose Mª. Soler (año 1883); que incluso llevó a Madrid a una Exposición Nacional de Minería celebrada por aquellas fechas una muestra de “tierras auríferas”, precedente de la mina llamada California de Castropodame.

          Ya en el siglo XX el conocido militar y erudito berciano Severo Gómez Nuñez,llegó a hablar de ellas en una conferencia pronunciada en Madrid en el año 1931 y facilitó además algunos datos sobre el pasado romano de Castropodame, como el hallazgo ( en La Magdalena), de una moneda romana de la época de Tiberio (siglo I), que según contó fue hallada por Faustino Cepedano el maestro de niños de Castropodame. Me parece que una búsqueda detallada puede servir para engrosar mucho mas la lista de personajes (siempre ajenos a Castropodame); que durante los siglos XIX y primera mitad del XX, se ocuparon de estas minas bien en su vertiente económica o bien por su importancia histórica.

          En la segunda mitad del siglo XX aparece la figura destacadísima del francés Claude Domergue;que investigó a fondo la minería romana de León, como legado histórico y cultural. Me comentaron en Madrid (cuando hablé del asunto en el Instituto Geológico y Minero en una pequeña conferencia en el año 2.013); que este investigador era una figura de primera línea. Yo en consecuencia he rastreado sus escritos (que creo haber visto ya hace unos 35 años cuando era estudiante en Madrid); pero he comprobado que de estas minas apenas habla nada. Las sitúa en unos mapas y poco mas. No se si habrá alguna publicación de este autor que las analice con mas amplitud. Cuando este investigador andaba por El Bierzo estudiando sus minas de oro; (años 60 del pasado siglo XX) yo acababa de dejar la escuela de Castropodame, para ir a estudiar fuera de Castropodame. En la citada escuela lo único que recuerdo respecto a estas minas y de modo muy vago es haber oído que eran romanas y nada mas;todo ello pese a que íbamos de excursión (eso si lo recuerdo bien) a Los Cousos, donde se ubica uno de los embalses de la explotación.
En 1978 Antonio Díaz Carro en su libro sobre la Historia de Bembibre, las cita de modo muy somero para decir entre otros escasos detalles mas que a él no le constaba que hubiesen sido estudiadas. Justamente por estas fechas (aún conservo los apuntes de entonces); yo empezaba a entrar de lleno en el estudio de la historia de nuestro pueblo en general y de estas viejas minas en particular. En febrero del año 1988 se publicó en la revista del Instituto de Estudios Bercianos, un artículo mío relativamente extenso sobre estas explotaciones auríferas romanas. Hasta donde yo se es el primer artículo que en toda la historia se publicó dedicado por completo a las mismas y con una cierta extensión.

CONOCIMIENTO ACTUAL

          Cuando en los años 80 del pasado siglo yo empecé a estudiar estas minas, las consideraba como una especie de Médulas. En realidad la apariencia de las mismas en una primera impresión eso es lo que parecen. De hecho analizando los escritos del prestigioso investigador francés C.Domerge, (al menos los que yo conozco) se las considera simplemente como una explotación del tipo dominado “arrugia”. Es verdad que la presencia de las cuevas en esa roca tan firme me hizo pensar que en el caso de Castropodame, el método de explotación no debió estar basado únicamente o esencialmente en el empleo de energía hidráulica y que no quizá no debían ser consideradas solamente como una mina a cielo abierto, pero,......

          Pronto empecé a darme cuenta de la existencia de esas curiosa piedras con “hoyos” poco profundos. Creo que la primera vez que vi una fue en Llamillas en el transcurso de una “hacendera” con mas vecinos del pueblo. Incluso creo recordar que estaba junto a mi el Sr. Pepe (el marido de la Sra. Adonina) y que me dijo que aquella piedra debió haber sido el “quicio” de una puerta, porque la piedra misma así lo declaraba. No me convenció mucho tal idea y en una ocasión en que vino al pueblo (a petición mía) un profesor de la Universidad de León (Jose Luis Avello), le mostré algunos ejemplares. A raíz de aquella visita seguí durante un tiempo en contacto con tal profesor y así supe que incluso en la citada Universidad circulaban unas hipótesis muy dispares sobre lo que eran esas piedras halladas en Llamillas.

          Hace muy pocas semanas, de nuevo y tras muchos años he vuelto a entablar contacto con tal profesor y me comentó que en efecto por aquellas fechas circulaban hipótesis inverosímiles y que recordaba perfectamente su visita a Castropodame. Ahora tras años de estudio y tras conocer los trabajos de otros investigadores (Roberto Matías Rodríguez entre otros), ya está bien claro que son esas piedras:morteros utilizados para machacar cuarzo aurífero. Como es bien sabido se hallan también fuera de Llamillas,en el propio casco urbano por ejemplo y deben haber estado durante 2.000
años “rodando” de pared en pared sin que nadie supiese su significado. El tema es que son una pieza clave y muy importante para conocer el origen de Castropodame. La correcta interpretación de estos morteros (estoy ya casi terminando un estudio sobre algunos aspectos muy concretos de los mismos), junto a otros muchísimos datos sirven para conocer mucho mejor esta mina de oro.

Este conocimiento se apoya en tres pilares esenciales:

A) Lo observado en la propia explotación y su entorno.

B) Los abundantes datos sobre otras minas similares repartidas por todo el NO de la Península Ibérica.

C) Los escritos que se han conservado de la época romana.

          Sobre este ultimo punto debo señalar que las dos fuentes mas importantes proceden de los textos de Diodoro Sículo (siglo I A.C.) y Plinio El Viejo (siglo I D.C.); pero que se refieren a la minería romana del oro en general y no expecíficamente a estas minas de Castropodame. ¡¡Ojo al dato¡¡. Ambos nos han legado escritos describiendo trabajos mineros que sin ninguna duda coinciden con lo que ocurrió en nuestro pueblo; pero cuidado hay otros detalles que no son aplicables necesariamente a Castropodame. Diodoro Sículo en concreto (se refiere a minas ubicadas en Egipto y otras zonas alejadas de Hispania), describe unas condiciones de trabajo espantosas (“apocalípticas” dice con toda justicia el ingeniero Roberto Matías Rodríguez). Se relata como los prisioneros de guerra o los condenados (hombres y mujeres), trabajaban en medio de unas condiciones tan penosas que hoy nos parecerían injustas incluso para los animales. Tan duras eran las condiciones de trabajo que el propio D. Sículo dice que para quienes les tocaba padecerlas era mejor la muerte que vivir en tan penosa situación. No obstante no hay razón alguna para suponer que en Castropodame también ocurriese algo similar. En todo caso lo que si parece lógico suponer es que dado el valor del oro hubiese junto a las minas algún tipo de fuerza militar. ¿Donde tendrían su cuartel?.

         En todo caso vamos a ir al grano y exponer lo que hoy sabemos del proceso de laboreo y puestos en esta tesitura hay que señalar que en Castropodame se utilizaron dos métodos de explotación diferentes que describo a continuación. No obstante esto será en un próximo capítulo.
--------------------
6 de enero de 2015
Rogelio Meléndez Tercero, geólogo, investigador científico y miembro del grupo de investigación permanente INGEMI (Investigación Geológica y Minera)


         Así son las cosas y así se las hemos contado.




      




    


miércoles, 7 de enero de 2015

EN BUSCA DEL NEGRO ENCAPUCHADO "CAPPED QUARTZ"


       Como siempre y muy acertádamente, Juan dará buena cuenta de las características, peculiaridades y todos los datos técnicos de esta hermosa cristalización de cuarzo, así como una completa selección de imágenes espectaculares, pero yo quiero agregar algo más de este precioso pueblo; San Pedro Castañero.

         Su ubicación en la falda del monte denominado el Redondal en una extensa meseta, le confiere como un lugar idóneo para la agricultura y sobre todo para honrar a la denominaciòn de su nombre "castañero", en efecto en sus buenos tiempos estaba poblado de este frondoso y longevo árbol que constituía una fuente de ingresos extras para sus gentes y alimentos para ellos y sus ganados, hoy en día han sido diezmados por los fuegos, la falta de mantenimiento y la penosa enfermedad del chancro.
El icono de sus orígenes

             Su toponimía y orígen histórico se cree que procede de un Monasterio de San Pedro y San Pablo, ubicado en el terreno llamado El Tirano, la primera referencia escrita de este paraje data del año 960, el nombre empleado eran de Pedro Diácono y Teodomundo, que serían sus primeros fundadores y por tanto sus primeros habitantes. Tiene una preciosa y coqueta ermita del Santo Cristo de Cubillo a la entrada del pueblo y la iglesia principal de San Pedro Advíncula.
Ermita de Santo Cristo de Cubillo, en invierno.

        Aquellos que hayan visitado este bonito pueblo, les habrá sorprendido gratamente sus características casas en su mayoría de adobes, madera, pizarra, piedra y con unos extensos corredores de madera, sencillos pero elegantes, se han restaurado muchas de sus casas, la mayoría siguiendo estas construcciones típicas, las casas del pueblo se edificaron prácticamente pegadas a la calle principal que discurre por el mismo.

Típica casa, con el campanario de la iglesia de fondo.
           Como hecho acontecido y de gran repercusión en la historia, sacado de un documento antiguo de la junta vecinal, se relata como se produjo en 1809 la invasión de este pueblo por las tropas francesas que después de matar a muchos de sus moradores, saqueo de todos sus enseres y víveres, lo destruyeron e incendiaron. Para conmemorar estos hechos se ha recreado en algunas ocasiones con gran fidelidad esta batalla, siendo testigos sus calles, habitantes y visitantes.

Recreación de la invasión de los "gabachos"
           En el centro de esta población y para que sirva de recuerdo y homenaje a los castaños y sus "apañadores" en un curso de talla de madera organizado por la Junta Vecinal y dirigido por Víctor "Rixo" un artista de renombre en el Bierzo y en un castaño seco de unas 8 toneladas de peso, quedó plasmado para las generaciones venideras esta penosa y tradicional tarea.

Talla en castaño y algunos participantes del curso.
           Han sido muchas las ocasiones en las que he visitado este lugar (animo a las que puedan leer esta entrada de nuestro blog) siempre han sido muy gratificantes y reconfortantes; y como no sus famosos "cuarzos negros encapuchados"

           Como siempre en buena compañía y armonía.

         
        
         Cuarzo encapuchado, cuarzo cápsulado o Capped Quartz así se define esta peculiaridad en algunos cristales de cuarzo.

            Según se cita esta característica se produce por la presencia de películas finas de arcillas en el desarrollo o crecimiento del cristal., durante este proceso de crecimiento, la película se deposita en el cristal inicial dejando un primer cristal perfectamente formado, posteriormente desaparece la película de arcilla iniciándose y formándose un segundo cristal superpuesto.

Agregados de cuarzo ahumado encapuchado o cápsulado, San Pedro Castañero, Castropodame (León).

          El indicio más peculiar que hemos localizado es el que se sitúa en la localidad de San Pedro Castañero perteneciente al Ayuntamiento de Castropodame y si me permiten decirlo, mi pueblo pues son 35 años los que unen a este bello pueblo y a sus buenas gentes.

          Son muchas las peculiaridades que tienen estos cuarzos y permítanme que los cite como encapuchados, además podemos citar como de tamaño que van desde los 3cm a 4cm  hasta los 15cm de prisma siendo excepcionalmente estos de un color ahumado intenso con patinas de óxidos e hidróxidos de hierro, también los hay bicolores marrón, blanco y  jaspeados muy estéticos.

Las dos formas cristalinas separadas, San Pedro Castañero, Castropodame (León).

        Son varias las historias las que me llegan a través de los años sobre cristales bellísimos ahumados que fueron recogidos y llevados a talleres de tallado por su calidad cristalográfica, esta información me fue dada de varias personas que viven en el pueblo, una de ellas fallecida ya.

         También se habla de que uno de los pastores conocía un lugar en forma de cueva y que le servía de refugio durante tormentas ocasionales, cita que en su interior atesoraba grandes puntas de este bello mineral.

          Enlazo estos datos con otros muy cercanos de la localidad de Albares de la Ribera municipio cercano donde nos cuentan de un lugar en lo alto de un monte, donde los niños que acompañaban al pastor de la zona jugaban a espadachines con cuarzos de enorme tamaño encontrados en la zona (zona que esta siendo estudiada e investigada) la cual está invadida por vegetación resultando muy complicada la búsqueda de la zona descrita.

Cuarzo ahumado, "Capped  Quartz", San Pedro Castañero, Castropodame (León)

          Estas dos imágenes nos muestran las peculiaridades que nos ofrece esta variedad cristalográfica de cuarzo ahumado de la localidad de San Pedro Castañero, la imagen de arriba vemos dos cristales de crecimiento paralelo perfectamente desarrollados, la imagen de abajo corresponde a la parte que corresponde a lo que determinamos como cápsula y que es la que se separa del cristal inicial debido a la capa o película de impurezas que se forman en el desarrollo del cristal.

Cristal con forma de capuchón de cuarzo, separado de su cristal primario.

          Pero la información más verídica y de la cual hemos sacado frutos fué la que me dió un familiar, el cual me contó en su día que en una zona del monte se encuentra un filón en el cual abundan unos cuarzos negros de gran tamaño.

          La foto de abajo nos muestra con claridad el espacio entre un cristal y otro, además vemos ese espacio entre uno y otro recubierto de impurezas que bien pudieran ser óxidos de hierro arcillas  o similares.

Corte trasnversal de un cristal de  cuarzo encapuchado

           La zona de monte referida es la que corresponde a las roderas (caminos carretales utilizados para salvar la pendiente del monte y que antes les servía a los campesinos para llevar los carros tirados por vacas o bueyes y cargarlos de ramas de rebollas (gamallos) que eran utilizados en el invierno para darles de comer a las ovejas y cabras. 

          Una de estas roderas  ya cortaba uno de estos filones  el cual ha dado grandes piezas de cuarzo ahumado de gran belleza, algunos expuestos en la sala "Plinii Secundi" del Museo Alto Bierzo de la localidad de Bembibre.

         Si además estas muestras minerales tienen la característica que en el inicio de este reportaje citamos como cuarzo cápsulado o "Capped Quartz" da más valor al mineral y a su indicio mineral que debería de ser resaltado por la calidad de las muestras y sus características cristalográficas.
 

Cuarzo ahumado jaspeado, 6cm x 4cm, San Pedro Castañero, Castropodame (León),  precioso
         Entre las muestras recogidas se han recuperado otras muestras con una cromática muy peculiar y estética como vemos en la imagen de arriba, estas muestras nos dejan ver variedad de colores que van desde el blanco pasando por cremas y grises a casi negros mezclados de forma aleatoria que le dan unas características nunca vistas en la comarca del Bierzo por ello podemos decir que son únicos como indicio mineral. El tamaño es también algo a resaltar, aunque muchas de las piezas están fraccionadas se intuye en las mismas que debieron de ser de tamaño considerable llegándose a encontrar prismas parciales de mas de 12cm.

       Así son las cosas y así se las hemos contado.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

FELICES FIESTAS Y MEJOR AÑO NUEVO 2015

 

      Un año más, un año especial para esta asociación, actividades, proyectos, nuevos socios, pero sobre todo, nuevos amigos que día a día se involucran más en ayudar a esta asociación a seguir en marcha y en aportar nuevas ideas y nuevos aires, a todos ellos gracias de corazón y que el año que entra sea generoso en salud y trabajo.
      Esta asociación descansara unos días y desde el  19  de Diciembre al 7 de Enero de 2015 permanecerá cerrado el laboratorio, sede y este blog.
        Podéis seguir consultando el blog (salidas y excursiones) para  salidas estas Navidades si el tiempo lo permite.




ÚLTIMA VISITA GUIADA 2014 A LA "SALA PLINII SECUNDI"

        El día 11 de Diciembre hemos tenido el privilegio de poder mostrar nuestra sala a la Asociación de Profesores Jubilados del Instituto "Gil y Carrasco" de la localidad de Ponferrada (León), En esta ocasión la visita a sido presidida y presentada por uno de nuestros más prestigiosos geólogos y socio, Don Alberto Alfonso Gómez como geólogo y profesor retirado ha sido el anfitrión perfecto de esta visita guiada.

      Cerramos un año lleno de satisfacciones y actividades........

Alberto presentando el Lapis Specularis
       Más de 35 profesores pudieron visionar las bellezas minerales de nuestra exposición y la riqueza de nuestro Bierzo dentro del mundo mineral, paleontológico y geológico.

Vitrina de tesoros de la naturaleza.
     La ampliación de minerales del Bierzo y de la provincia de León  ha dado  a esta exposición mas valor aún a nuestra sala expositiva.
Zona temática minerales del Bierzo y de la provincia de León

Sala Sistemática, minerales del mundo

Carbonatos, nitratos y boratos
     La vitrina de sulfuros dejó impactado a muchos de los profesores por la belleza y exclusividad de las piezas.
Alberto disfrutando del que también es su proyecto.
     Sin duda este año a sido el mejor año para nuestra asociación, más de 1000 personas entre jóvenes y adultos han visitado nuestras instalaciones, sabemos que esta todo por hacer y que tenemos que seguir trabajando para que nuestra comarca sea referente dentro del mundo mineral y geológico además del paleontológico.

    El año que viene nos esperan nuevas metas y proyectos que desarrollar, es el momento de agradecer a todas las personas que día a día están al frente de este proyecto y a las nuevas incorporaciones que nos han dado más fuerza en nuestro empeño de que Plinii Secundi sea reconocido a todos los niveles, estamos en el camino y gracias.

Así son las cosas y así se las hemos contado.









lunes, 15 de diciembre de 2014

SANTA MARINA DE TORRE , CARBÓN Y PIEDRA, SENDA DE LOS CANTEROS.


De derecha a izquierda, Jose Luis, Chema, Juan Carlos, Juan, Hector, Raquel, Jose, Estefanía y Jorge

          Como ya se había publicado en otra entrada de este blog, dedicado a la ruta de los petroglifos en esta bella localidad, -uno de los referentes de la minería Berciana-, retomo de la misma, esta reseña histórica por ser muy interesante y aportar datos que hacen que resulte más sugerente su visita a todos aquellos que quieran compartir su belleza natural y la arquitectura rural del pueblo que a simple vista parece inexistente por sus casas revocadas y pintadas, pero un paseo por sus calles, nos demuestran que debajo de esas capas están las piedras originales de su edificación, no obstante muchas de ellas todavía se pueden admirar con las estructuras originales de su época.

          Dada mi curiosidad por la toponimia de los lugares que visitamos en nuestras andaduras por los pueblos en busca de minerales, fósiles o simplemente historia de ellos, quisiera aportar y dar a conocer los datos que he encontrado en la dirección siguiente:

http://www.estefaniabuono.blogspot.com/

           " Lo que hoy se conoce como Santa Marina de Torre, fue hace ya muchos siglos, según los archivos encontrados, denominada Santa Marina de Montes, haciendo referencia alos Montes de León, próximo a esta localidad. El poblamiento de este municipio tiene origen medieval, de hecho el topónimo actual, hace referencia al monasterio aquí ubicado, cuyos orígenes se remontan a los siglos IX y X. Pero tampoco debemos olvidarnos de los hallazgos arqueológicos, que demuestran que los orígenes de esta localidad se trasladan a tiempos inmemoriales, ya que se cree que son prerromanos. Así el CASTRO atestigua esta teoría, se encuentra a unos dos kilómetros al oeste del pueblo, sobre una ladera, cercada por dos arroyos que bajan por los lados Este y Oeste del Castro. Su planta es alargada, casi rectangular e inclinada al Norte. Parece haber tenido muralla, pues hay restos de piedras amontonadas que así lo confirman. Por el Este se conserva todavía un foso de quince metros de anchura. Además deben mencionarse los restos de explotaciones auríferas de la época romana.

          En esta ocasión lo que nos lleva por enésima vez a visitar el pueblo de Santa Marina de Torre o de Montes -como nos gusta llamarlo-, es una desconocida y bella ruta por uno de los valles que asciende hacia los montes de la localidad y que desde hace cientos de años han visto como se recogían de sus abundantes canteras piedras para diversas edificaciones y usos.

         Aparte de esta valiosa e inusual característica del trayecto, tiene todo lo que se pueda exigir a una ruta de senderismo; se trata de apenas 8 km de caminata y que de nuevo nos retornará al pueblo -por lo que es circular-. En esta época del año su belleza estriba en sus caudalosos regueros cantarines transportando el valioso líquido elemento  por los prados que en su día estarían poblados por numerosos ganados, las numerosas hojas caídas de las distintas especies de árboles que podemos encontrar nos proporcionan una grata sensación al pisarlas y embriagarnos con olor de otoño. El paisaje una vez que dejamos el valle, nos abres sus vistas hacia la sierra ce Gistredo con sus cumbres nevadas y hacia los pueblos de Santa Cruz, Montealegre y también a Santa Marina, que ya nos indica la meta de esta excursión que desde este blog aconsejamos por la baja dificultad de su trayecto y la cercanía a cualquier punto del Bierzo.

          Una excelente mañana de Otoño en armonía y buena compañía. Volveremos sin duda a otra de las joyas de nuestra geografía Berciana.

Juan Carlos inicia la ruta

      Durante todo el recorrido pudimos ver vestigios de bocaminas y de restos de instalaciones hoy derruidas es una imagen de lo que queda de un pasado glorioso de la minería del carbón.

Bocamina imperceptible por la vegetación

El paisaje es espectacular

Durante casi todo el trayecto de subida nos acompaña un pequeño arroyo
      Sin grandes exigencias la ruta se muestra para todos los públicos por lo que está indicada para un agradable paseo de toda la familia.
Cantera el Couso donde también se extraía piedra para cantería

Fuente los Nievales

Chema y Juan Carlos arreglando las señalizaciones de la ruta

      Haciendo un pequeño recorrido por la geología relacionada con periodos geológicos relacionados con esta localidad minera, durante el Estefaniense,  y según cita J.R. Colmerado ( Departamento de Geología, Universidad de Salamanca) la Cordillera Cantábrica hercínica, recién formada, experimentó procesos deformativos relacionados con el movimiento de fallas transcurrentes y reactivación de pliegues y estructuras previas que dieron lugar al desarrollo de cuencas intramontañosas, fuertemente subsidentes, con deformación y vulcanismo sinsedimentario. En ellas se  acumularon importantes cantidades de materiales elásticos distribuidos en abanicos aluviales, sistemas fluviales de diversos tipos y lagos. 
Gran zona  de conglomerados de mucho espesor

Ascendiendo hasta Peña el Apretón
     Cerca ya de la Peña del Apretón hay que ascender a la parte alta de este pequeño cañón de conglomerados  dado que se cierra  en forma de enmbudo que sumando la vegetación y el arroyo no nos permite seguir circulando por él.
Zona alta de la Peña del Apretón
Peña el Apretón
     Los conglomerados que durante todo el recorrido nos acompañan, son rocas del tipo sedimentaria detríticas y  son clasificados de manera general en dos  tipos dependiendo el proceso de formación y son  los denominados brechas (existen varios tipos, brecha sedimentaria, volcánica y tectónica) que  contienen  clastos angulosos de más de 2mm y que están cementados por alguna materia natural, arcillas, areniscas, lodos, etc . Otra característica es la clasificación como brecha monogénica que es la que contiene un solo componente cítese, cuarcita, pizarra, caliza, gneis, granito, o brecha  poligénica y que es la que contiene más de un componente natural mezclandose por ejemplo caliza y cuarcita etc.

Héctor observando la configuración de los conglomerados

     Los conglomerados denominados pudingas que son las que afloran en nuestro recorrido son conglomerados formados por cantos redondeados, su génesis implica un intenso proceso de transporte y erosión por el agua, que redondea los fragmentos de las rocas y su posterior acumulación (sedimentación). Los principales medios sedimentarios donde se originan los conglomerados son: los cauces existentes en los abanicos aluviales formados por torrentes, los cauces de ramblas y ríos, y las proximidades de las rompientes de las olas en zonas litorales.

     Las variaciones en las corrientes fluviales provocan que las pudingas se hallen frecuentemente interestratificados con areniscas como ocurre en esta zona a explorar de Santa Marina de Montes, se ven estratos de escasos centrimetros a otros que alcanzan mas de 10 o 15 metros de expesor en algunos tramos, incluso pudieran ser mucho más anchos aunque las caracteristicas de la zono no dejan visionarlo. De forma muy esporádica se ven clastos de cuarzo masivo y cito cuarzo y no cuarcita que practicamente pasan desapercibidos por su escasez y por la impresión de óxidos de hierro como el hematites
Conglomerado (pudinga)
      En las zonas más altas de este bloque de conglomerados detectamos grandes fracturas que como vemos en la foto de abajo nos permite circular por ellas, estos estratos tienen una potencia importante intercalando con areniscas en cotas más bajas, estas areniscas intercalan otros conglomerados de clastos mucho más pequeños apareciendo también en una zona de cantera mezclandose con la arenisca utilizada para elaborar las piedras de molino. 
Gran fisura entre los conglomerados

Héctor dando buen uso de su nuevo martillo recuperando fósiles
     En la zona de búsqueda predominaban lo que creemos lutitas o limolitas de color rojizo donde se observaban impresiones y restos fósiles de annularias, neuropteris, asterophillites sp. etc, también mineralizaciones de manganeso y  de hematites (oxido de hierro) formados por procesos de transformación de minerales primarios como pirita muy abundante en los  yacimientos carboníferos  del Bierzo.

     Después de un recorrido muy interesante llegamos a la cantera de conglomerado, esta cantera tiene muchas similitudes con otras que hemos visitado en estos años de investigación donde se trabajaba la materia extraída en el mismo sitio transportando después las piezas labradas hasta el pueblo para luego comercializarlas, sabemos que uno de los primeros encargos fueron la preparación de 50 bloques solicitados por el Monasterio de Carracedo.
Afloramiento de conglomerados, pudinga

Desde este punto se ve parte de la carretera Nacional VI
    Llegados a la cantera que se encuentra entre lo que se denomina localmente el campo del Carro y el campo del Medio ya nos impresiona el paisaje, divisandose a nuestro alrededor gran parte de la cuenca del Bierzo.
Primera muestra de los trabajos de cantería


     Estos terrenos  estaban llenos de piezas dispersas labradas que se debieron de dejar en el mismo sitio de explotación por deteriorarse o romperse la pieza en el proceso de labrado.
Otra pieza in situ en la cantera
     El laboreo de estas piezas debió de ser muy penoso, tanto por el lugar donde se tenían que trabajar estos materiales como por las características de la roca (conglomerado, arenisca), creemos que la forma de labrar estas piezas de conglomerado y arenisca era la localización en la cantera de un bloque apto para realizar las formas circulares que predominan y que tuviera las medidas exigidas, por lo que se deja ver,  aprovechaban planos de roca como una de las caras para iniciar el labrado y la forma redondeada, una vez realizada esta forma la pieza era atacada por la parte de abajo dependiendo de la anchura de esta pieza que varía entre los 15cm a 35cm de ancho y 1metro de diámetro aproximadamente aunque alguna son algo más grandes.

     Según hemos podido observar en la cantera de los restos visionados. Aún se encuentran piezas que todavía están sin terminar de realizar la forma redondeada o sin terminar de separar la pieza de la base del bloque geológico
Uno más
    Según Juan Carlos, estas piezas de forma circular también eran utilizadas en hornos, yo a nivel personal tengo una teoría en su utilización, ya que si se dice que se colocaban en los hornos, tendremos de tener en cuenta que no es un material refractario aunque si material que pudiera ser acumulador de calor y transmisor del mismo a bajas temperaturas, manteniendo la temperatura en los hornos, yo personalmente no he visto ningún horno con este tipo de roca (conglomerado, pudinga), además dependiendo de la temperatura del horno y su utilización descompondría y fracturaría el bloque de roca (dependiendo de la composición de los clastos y de la base de cementación), debería de ser estudiado este tema en más profundidad para definir el uso de estas piezas circulares en hornos o solo fue algo esporádico y por parte de alguna persona de forma casual y no con bases comprobadas.
Tomo nota.
Oquedad después de extraer  las piezas circulares.

Juan Carlos nos da información sobre posibles formas de extracción

Jorge dentro de un hueco de un posible bloque que se ha extraído


Pocos indicios minerales, manganeso, hematites, cuarzo.
Manganeso, pirolusita dendrítica











El día nos acompañó en todo el recorrido aunque en la parte alta corría una brisa de nieve gélida












Aquí parece que han extraído un gran bloque con forma cuadrada pero muy desigual en la base, esto se debe a la fractura tan desigual que ofrece estos conglomerados que no sigue una fractura lineal debido a la intercalación de los clastos que compone este conglomerado o pudinga.









Mineralizaciones a destacar pocas, indicios de manganeso en forma dendríticas con los de la foto o intercaladas o tapizando lutitas e impregnando de forma masiva en las areniscas, hematites u oligisto que le daban a restos fósiles una impresión y visión muy estética.
Restos flotados y desmenuzados de plantas fósiles, por ello ese aspecto tan curioso
     A pocos metros de esta cantera de conglomerado pero casi desapercibida por la exuberante vegetación, se encuentra otra zona de trabajo de cantería aunque en este caso hablamos de roca   arenisca donde también se han realizado trabajos de extracción de losas y piedras para molino de grano
Cantera de arenisca
    Es algo característico de la zona,  el que se encuentren más de un punto de laboreo, extracción y labrado,  suponemos que  se debieron de aprovechar las zonas de afloramiento mas propicias de esta zona de conglomerados y areniscas ya que en ningún caso se observan grandes trabajos de cantería y extracción, algunas de estas zonas solo están separadas por escasos metros. Otras zonas  son bien visibles en la  lejanía entre la abundante vegetación,  pudiendo ver como resalta la roca en forma de crestones o bloques de gran tamaño muy fracturados y erosionados.
Piezas cortadas

Más piedras labradas
    Desconocemos porqué no se terminó esta piedra de molino que todavía se encuentra en esta pequeña cantera pero que deja huella de un pasado de canteros y artesanos de la piedra.
Piedra de molino aún sin terminar
     Según nos cuenta Juan Carlos, en otra zona cercana  existen piezas con el agujero central realizado, agujero que la pieza de arriba carece.


Sigillaria

El color que adquieren algunos fósiles en algunos estratos del bloque carbonífero es debido a procesos de permineralización de sulfuros de hierro mayoritariamante y manganeso aunque como a resaltar son los Neuropteris, helechos fósiles que contemplan un color blanco debido a la Guemberlita, mineral de origen volcánico que se forma por alteración hidrotermal por intrusión cercana de un plutón (citese plutón o batolito de ponferrada) que afectó también a los fósiles. 
Sigillaria decorticada.

Extraído el carbón, ¿donde están las restauraciones??









Perfectamente se pueden ver las cicatrices foliares de esta  Sigillaria  que se situan  a lo largo de la muestra








Estas zonas de yacimientos carboníferos  nos muestran la riqueza fósil de la comarca del Bierzo y más en concreto la de este bello pueblo de Santa Marina de Montes, variedad paleobotánica y animal, arácnidos, libélulas, escarabajos neuropteris, Sigillaria, Calamite, Cordaite, semillas Trigonocarpus, Siryngodendrun, Stigmaria, Sphenophyllun, Asterophyllite, Annularia, Alethopteris, Pecopteris, Polymorpholteris, Aphlebia, resaltando la aparición de Dicranophyllun (cordaite) que pudiera representar  uno de los primeros representantes de las plantas superiores que existen hoy en la tierra  también asoman datos en formas de composiciones geológicas que nos informan de como se formaron estos yacimientos.

       No estaría mal que nos dedicáramos un poco más a que se restauraran con criterios mas serios y ambientales estos restos mineros que escondidos entre valles y montañas se encuentra fuera del impacto visual de caminos y carreteras.

 
Héctor posando en una capa de carbón de 70/80cm de potencia posteada a chulana.
     Los depósitos del Estefaniense B y C del norte y noroeste de la provincia de León, se acumularon en un conjunto de cuencas intramontañosas generadas por la acción de fallas y la reactivación de estructuras previas. Las facies principales de dichas sucesiones se han analizado siguiendo el código
elaborado por Mialí (1977, 1978) para depósitos fluviales. Todas ellas se han reunido en seis asociaciones, que representan la sedimentación por procesos gravitativos, debris-fiows, corrientes braided, canales fluviales sinuosos y lagos. El ensamblaje lateral de dichas asociaciones configura un modelo sedimentario formado por abanicos aluviales húmedos bordeando lagos, en los que las partes proximales de los abanicos se enraizaron en áreas madres de naturaleza muy diversa y las llanuras distales, estuvieron dominadas por los ambientes fluviales y ambientes orgánicos generadores de carbón. Las sucesiones tienen un carácter cíclico muy marcado, ocasionado por procesos alocíclicos, especialmente tectónicos y, en menor medida por los antocíclicos. El carbón es un componente importante de dichos ciclos, y su formación tuvo lugar en turberas desarrolladas sobre partes muy diversas de los ambientes aluviales, aunque las capas más características se originaron en zonas pasivas de las llanuras de inundación distales. La escasa potencia que alcanzan la mayoría de las capas de carbón refleja la falta de aislamiento respecto a los aportes terrígenos de dichas áreas durante intervalos de tiempo apropiados.

Fuente (Las facies aluviales asociadas a los depósitos de carbón en las cuencas estefanienses de León, borde sur de la Cordillera Cantábrica)
J. R. Colmenero*,  J. R. Bahamonde** y P. Barba*
* Departamento de Geología, Universidad de Salamanca
* * Departamento de Geología, Universidad de Oviedo

Paquete de capas de carbón
    Héctor observa el muro de una de las capas explotadas donde acompañan otras cuatro de distinta potencia y distinta calidad pues alguna de ellas podemos citarlas como carboneros por su mezcla con materiales estériles o mixtos, una de las capas la de más potencia contiene a muro una cuña de lo que se denomina en términos mineros pastión (arcillas y materia orgánica muy descompuesta y poco compactada formando un extracto diferente en la capa de carbón (antracita).
Otro corte a cielo abierto de carbón sin restaurar
     Desde esta posición vemos en la foto de abajo el pueblo de Santa Cruz de Montes, localidad directamente relacionada con la minería ya que en sus tierras se ubicaron varias minas destacadas en la comarca una de ellas fue Campomanes Hermanos, en la foto se observa una pequeña nave de color verde y que corresponde a parte del lavadero que sigue en pié después de su cierre.
Santa Cruz de Montes

En frente un castro romano
    Terminando este recorrido en el cual hemos podido apreciar parte de la historia del municipio de Santa Marina de Torre, también hemos sentido las vivencias de aquellos hombres y mujeres que trabajaron en estas canteras y minas, personas que sufrieron los gélidos inviernos entre estos caminos y  zonas de laboreo, nos imaginamos hace más de 400 años como esculpían y labraban estas espectaculares ruedas de piedras utilizadas según datos para hornos y molinos incluso para elaborar grandes bloques utilizados de contrapesos.
Agradecemos de forma expresa a Juan Carlos, vecino de esta localidad por su colaboración y participación en esta salida además y por su aportación de muestras tanto  fósiles como de minerales y rocas de esta localidad  para nuestro museo, gracias Juan Carlos.

Así son las cosas y así se las hemos contado.